HERNIAS

Una hernia se presenta cuando hay una debilidad o un agujero en la pared muscular que usualmente mantiene los órganos abdominales en su lugar – el peritoneo.

Este defecto permite a los órganos y tejidos salirse o herniarse, produciendo una protuberancia.

Las hernias pueden encontrarse en diferentes zonas  del cuerpo, como se ve a continuación:

Reparación de ombligo: una protuberancia en esta parte del abdomen se conoce como hernia umbilical.
  • Hernia en Ingle – una hernia femoral presenta un bulto debajo de la ingle (más común en mujeres); por otro lado, una hernia inguinal (más común en hombres) es un abultamiento en la ingle que puede llegar hasta el escroto
  • Hernia en Parte superior del estómago – hernia de hiato o hiatal, es la parte superior del estómago que empuja hacia arriba por fuera de la cavidad abdominal, y en la cavidad torácica a través de una abertura en el diafragma
  • Hernia en Ombligo – una protuberancia alrededor de esta zona es producida por una hernia umbilical
  • Cicatriz quirúrgica – una cirugía abdominal pasada puede conducir a una hernia incisional a través de la cicatriz resultante de esta.Cirugia Hernias Toluca

    Signos y síntomas de una hernia

    La mayoría de las hernias no manifiestan ningún problema, mostrando una inflamación indolora asintomática.

    Las hernias pueden generar malestar y dolor, el cual puede empeorar cuando se está de pie, se hacen esfuerzos físicos, o se levantan objetos pesados. La mayoría de las personas finalmente consultan a un médico cuando el dolor y la inflamación han aumentado considerablemente.

    Las hernias pueden causar una emergencia con necesidad de cirugía, como cuando una parte del intestino se obstruye o cuando se presenta estrangulación por una hernia inguinal.

    Atención médica inmediata debe ser buscada si una hernia inguinal produce molestias abdominales agudas, tales como:

    • Dolor
    • Náuseas
    • Vómitos.

    La inflamación en estos casos es usualmente firme y sensible, y normalmente no tolera presión fuerte en la zona del abdomen.

    La hernia hiatal puede producir síntomas de reflujo gastroesofágico, generando sensación de acidez cuando el ácido del estómago entra en el esófago.

    Tratamiento de una hernia

    La observación cautelosa es una opción en muchas hernias asintomáticas, pero esto puede ser riesgoso en ciertos casos. Por ejemplo, dentro de los dos años siguientes de diagnosticarse una hernia femoral, el 40% de estas provocan estrangulación intestinal.

    Para una hernia inguinal, los médicos difieren en sus opiniones de si la cirugía programada de reparación es necesaria, de si produce síntomas o no, o de si esta puede repararse completamente.

    Las opciones quirúrgicas pueden variar según  las circunstancias de cada paciente, como también de la ubicación de la hernia, por lo general hay dos tipos de intervenciones quirúrgicas:

    • Cirugía abierta
    • Cirugía laparoscópica (cirugía mínimamente invasiva).

    La reparación quirúrgica abierta cierra la hernia mediante suturas, mallas, o una combinación de ambas, y la herida quirúrgica en la piel se cierra con suturas, grapas o pegamento quirúrgico.

    La reparación laparoscópica se utiliza para operaciones de repetición y una de sus finalidades principales es evitar cicatrices, y aunque suele ser más costosa, es menos probable que se presenten complicaciones, como por ejemplo infecciones.

    Para reparaciones de una hernia realizadas por  laparoscopía,  etas incisiones más pequeñas y menos invasivas son posibles, lo cual permite una recuperación más rápida a diferencia de la operación quirúrgica.

    La tasa de recurrencia es similar en ambos procedimientos, pero la tasa de complicaciones como infección de la herida es mayor en el caso de cirugía abierta, especialmente en bebés. La hernia inguinal es una de las  más comunes de cirugía en los niños.

    La hernia se corrige de la misma manera como en la cirugía abierta, pero en este caso guiada por una pequeña cámara y una luz que se introduce a través de un tubo.

    Los instrumentos quirúrgicos son introducidos a través de otra pequeña incisión. El abdomen es inflado con gas para mejorar la visualización y el espacio; este procedimiento se realiza en su totalidad bajo anestesia general, obteniendo resultados adecuados para corregir el problema.